arginina

Arginina, el aminoácido que interviene en el crecimiento muscular

L-Arginina es un aminoácido semi-esencial que forma parte de las proteínas. Este aminoácido es el precursor metabólico del óxido nítrico (on), que al actuar como vasodilatador mejora el flujo sanguíneo y el aporte de oxígeno a los vasos sanguíneos coronarios y periféricos. Además tiene propiedades de antiagregante plaquetario.

Las personas que reciben una mayor cantidad de arginina aumentan los niveles de óxido nítrico en la sangre, lo que resulta en la relajación de las paredes de los vasos sanguíneos con la consiguiente mejora de la circulación sanguínea en todo el cuerpo. Este aumento del flujo sanguíneo es importante a la hora de entrenamiento, ya que nuestros músculos recibirán más oxígeno aumentando nuestra energía y rendimiento deportivo. Además, al aumentar el flujo sanguíneo, lo nutrientes llegan más rápido a los músculos, facilitando así una rápida recuperación.

La arginina favorece la producción de colágeno que es un factor fundamental en la estructura ósea. Fomenta el crecimiento de los osteoblastos, que están involucradas en el desarrollo y crecimiento de los huesos.

Por último señalar que la arginina tiene otras funciones beneficiosas para nuestro organismo como su papel cicatrizante, ya que con la mejora del riego sanguíneo ayuda a curar mejor las heridas y las lesiones. L-arginina también estimula la liberación de la hormona del crecimiento y de la insulina. Ayuda a la recuperación de los deportistas al eliminar el exceso de amoniaco, convirtiéndolo en urea que se elimina con la orina.

Todo esto ha hecho que tenga grandes aplicaciones directas en medicina: puede ser útil en el tratamiento de trastornos médicos que mejoran con la vasodilatación, tales como la angina de pecho, arterias obstruidas (ateroesclerosis), las afecciones de las arterias coronarias, la disfunción eréctil, fallo cardíaco, claudicación intermitente/enfermedad vascular intermitente e inflamación de los vasos sanguíneos que causan dolores de cabeza (dolores de cabeza vasculares).

Los beneficios y funciones que se le atribuyen a la ingestión oral de L-Arginina validada por estudios clínicos incluyen:

  • Estimulación para la liberación de la hormona anti-envejecimiento más importante en el cuerpo, la hormona del crecimiento.
  • Mejora la función inmunológica.
  • Reduce el tiempo de cura de lesiones (particularmente huesos)
  • Reduce el riesgo de problemas en el corazón
  • Es una alternativa natural para la Viagra
  • Incrementa la masa muscular
  • Reduce tejido adiposo de grasa corporal.
  • Ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina
  • Ayuda a bajar la presión sanguínea
  • Alivia la infertilidad masculina, mejorando la producción y movilidad del esperma.