l-carnitina

La verdad sobre la L-Carnitina

La L-Carnitina es una sustancia que se sintetiza en nuestro hígado, así como en los riñones y en el cerebro a partir de dos aminoácidos como son la lisina y la metionina. Para una correcta síntesis el cuerpo debe tener hierro, vitaminas del complejo B y vitamina C. Cuando ya se produce la carnitina, ésta influye en diferentes reacciones que tiene nuestro metabolismo.

Cuenta con la capacidad de transportar los triglicéridos que movilizan las grasas de los tejidos, permitiendo su uso por las células dentro del proceso de metabolismo energético entre otros aspectos. Si contamos con la L-Carnitina dentro de nuestro plan de suplementación, podremos o perder grasa o ganar músculo, algo que está demostrado desde el año 1937, desde que se comenzaron a realizar estudios sobre el funcionamiento de esta sustancia en el cuerpo y cómo afecta al mismo.

Funcionamiento de la L-Carnitina:

La carnitina se une a los ácidos grasos para la formación de derivados de acetil-L-Carnitina, los cuales se transportan al interior de las células para ser reconvertidos de nuevo en carnitina y ácidos grasos, que entonces ya no se encuentran disponibles para ser oxidados y poder producir energía…

Sin la L-Carnitina estos depósitos grasos no pueden oxidarse y a raíz de ello quedan almacenados dentro del torrente sanguíneo y en las células e nuestro organismo. Asimismo actúa como un antioxidante que nos ayudará a prevenir el daño que causan los radicales libres a las células que tenemos sanas, algo muy importante cuando tenemos un constipado por ejemplo.

Como podemos ver la L-Carnitina tiene muchos beneficios, pero debe ser combinada con otros suplementos para que tenga una mayor efectividad, por tanto nos encontramos con uno de esos productos que sí funcionan.